Aseoducto

3 09 2007

Si un oleoducto es una tubería por donde llega petróleo… y por un acueducto llega el agua…

aseoducto.jpg

¿Qué llega por un aseoducto? ¿Acaso la limpieza, el orden, sus emisarios?

Y… ¡sí!
sillegan.jpg

Este post es compartido por este fotoblog y Retórica Lúdica – por tener fotos y rollo.
Gracias a las señoras que amablemente se dejaron fotografiar para este
viaje de elagus.

Advertisements




Billete falso en Banamex (I)

25 05 2007

Bueno, una vez más aprovecho este espacio para contar mi saladez -y para prevenirlos también. Read the rest of this entry »





El Efecto Paquita

21 05 2007

(nota aclaratoria: Esta teoría elagusiana pertenece a la sección “Viejas ideas básicas”, choros que había publicado antes en Básico FM y que por las obras actuales se perdieron en el limbo.  Después de ver la película “El violín”, me pareció adecuado desempolvar este choro; creo que es una de las pocas cosas lúcidas que se me han ocurrido. Va tal cual).

Se rige bajo el siguiente concepto: ‘Señora que oye a Paquita por la tarde, barre con más ganas por la mañana’.  Y es el verdadero mal de nuestro tiempo.

No se trata de un asunto misógino; uso ese ejemplo porque es el más claro que se me ocurre (y el más memorable) para ejemplificar este efecto.  Es muy sencillo: una persona consume un mensaje de tipo ‘subversivo’ contra el ‘orden establecido’ (como paquita contra los hombres, o una película onda Matrix o V for Vendetta), e inmediatamente se identifica, descubre la opresión, grita, canta, llora y jura que se unirá a la rebelión.

Al día siguiente, vuelve a su rutina diaria con un inconsciente bienestar, confort producido por la liberación de su inconformidad de tres pesos.  Toda la energía revolucionaria que este personaje pudo generar en su alienada vida, escapó por la válvula Paquita.  Pondrá un wallpaper en su computadora (o el cassette en la grabadora), recomendará el mensaje a todos sus conocidos y se sentirá realizado hasta que reciba un nuevo mensaje de otro tipo.

¿Triste, verdad? El Efecto Paquita es una epidemia global, de la cual todos participamos en las más diversas formas (desde la señora paquitaescucha hasta los rockeros comprometidos, pasando por los mal-llamados globalifóbicos). Nuestro ‘Sistema’ occidental de pensamiento vive y se sostiene gracias a quienes lo promueven, pero sobre todo gracias a quienes creen combatirlo desde dentro.

Examinen sus propios paquitosíntomas. Cuántos libros (ojalá), discos, películas, rockstars, clubs, blogs, que tenemos y frecuentamos, son formas inconscientes del temible Efecto Paquita. Yo, que soy pesimista por nacimiento, creo que no hay mucho qué hacer para contrarrestarlo.

Al fin y al cabo, los creyentes y  los no-creyentes forman juntos el mito de Dios.





Apéndice Sonar: Por qué no me gustó 300

2 05 2007

Esta semana no pude estar en Sonar (el programa de Básico FM, que ustedes pueden escuchar si hacen clic aquí) por fuerzas de causa mayor.  Aprovecho para aclarar un punto que me ha valido varios reclamos: hace 2 programas dije claramente que no me había gustado la película 300.  Las huestes SUTRASONAS me hicieron trizas, alegando que esta era La Película Más Buena, Masculina, Emocionante y Extraordinaria que habían visto (en los últimos meses).

Nada de eso. La película está impactante -visualmente hablando. Como toda superproducción que se respete, un derroche de efectos, animación, sangre y gritos que no te deja descansar un segundo. Pero nada más. Nada más.

Bueno, ¿qué esperaba, verdad? Pero lo que me repateó el hígado fue una escena especial, que sintetiza el mensaje de la mentada película. Cuando la reinita (única mujer en una película “para hombres”)  está hablando con el traidor ese del Congreso (¿eh?) sobre la importancia de enviar al ejército a apoyar a su rey… y le reclama por el agua que está tomando. ¡Quesque gracias a quienes hacen la guerra, tenemos la libertad que tenemos, hasta para tomar agua!

Ahi sí que no. Hay tonterías que soporto sin chistar, pero ésta no. Es el argumento más barato para justificar la guerra: quesque es necesaria y los que van a ella son héroes que debemos venerar, porque luchan porque nosotros no tengamos que hacerlo. ¿Qué tal?

Que la guerra es inherente al hombre, sí. Nuestra sociedad está hecha de tal forma que necesita guerras. Que si es necesaria… bueh, ahi hay una buena veta de discusión. Pero de ahi a que deba venerar a los que promueven y generan guerras, never de limón la never.  Yo bebo agua porque nací en una tierra libre, donde cada persona que nace tiene derechos y obligaciones.  Si la mitad de lo que se gasta en conflictos se gastara en solucionarlos, no habría por qué venerar héroes, que matan por el mero gusto de hacerlo.

PD. Si quieren ver cine sorprendente, vean El Violín. Sorprende lo bien hecha, lo bien contada, lo bonita, lo buena, pues.  Y a ver si pueden con El Efecto Paquita.





Vértigo por el NSE D

27 04 2007

Vendí finalmente mi autito, por mucho menos de lo que yo (lo) quería. En lo que me endeudo estúpidamente por otro cuatriruedas, ando feliz por microbuses asesinos redescubriendo muchas cosas.  Y con un vértigo terrible por el NSE D –o más abajo.

Seguramente han escuchado antes el asunto de los niveles socioeconómicos –esa medida mercadológica para calificar a la gente de acuerdo a su nivel de ingreso y gasto, que suele abreviarse NSE.  Que si somos A, B, C, C+ o de plano X (osea, X, güey).

(entre paréntesis, la mayoría de los ejecutivitos usan estas calificaciones con una lógica clasemedia implacable: A son los Azcárraga, Aramburuzavala, Alemán. B son ellos, -por supuesto- y todos sus amigos bien, que hablan ronquito. Y de C para abajo están todos los nacos; ya si son muy democráticos, les dan un benevolente C+ a aquellos que están tratando de superarse).

Nada como echarle un ojo al Estudio de Distribución de Niveles Socioeconómicos en el México urbano, que publica la AMAI y que, si bien no sé de su confiabilidad, por lo menos es un buen índice de referencia para saber quién es quien en las letras.

Según ese índice (yo tengo la actualización 2006), mi pequeño hogar es calificable como un C firme (así le dicen): ingresos entre 11 y 35 mil lanas, piso distinto al de tierra o cemento, Internet y TV de cable con trabajos, cerca de endeudarse por un auto y con no más de 10 focos en nuestra minicasa. Muy muy lejos de los 85,000 pesos mensuales que te hacen ingresar en la liga de los B (amigos de Izcalli y Coapa, desilusiónense).

Mientras subo a un microbús que va al Metro Tacubaya -súbale y recórrase- no puedo evitar pensar lo fácil que sería caer de NSE.  Un añito sin trabajo hundiría mi pequeño barco en el pobre pero honrado NSE D, que no gana más allá de 10mil pesos y ni pensar en coche. – ¿Le pasa 2 al metro, por favor?-. Un accidente de esos que salen todos los días en la TV, y ahi va su servidor a sumergirse al desesperante NSE E, donde se encuentra el 80% de nuestra población -y del cual seguramente nunca podrá salir.

¿Y para subir? Bueno, tendría que ser diputado o ganarme el Melate –ambos igual de improbables. O empezar a traficar influencias –que no tengo ninguna; a veces el niño me deja poner canciones que me gustan en Básico, pero nada más. Toque el timbre para descender.

Vértigo por el NSE D: cada vez más pobres más pobres, y menos ricos más ricos. 
Me agarro firmemente del microbús. No sea que me vaya a caer.

PD. Inexplicablemente, no he encontrado nuevos letreros, al menos no aptos para este espacio. ¿Qué pasa con la creatividad, compatriotas?





Ayer, por primera vez, me hice una sincronizada

17 04 2007

Es un pequeño paso para la gastronomía, pero un gran paso para liberar mis trabas personales.

Read the rest of this entry »